Angel di Maria
Di Maria no parece feliz en el Manchester United.Getty Images/OLI SCARFF

Una nube negra ensombreció el brillante panorama que se presentaba en el Real Madrid el pasado verano cuando el Manchester United pagó por Di María una cantidad cercana a los 82 millones, el récord en la historia de la Premier League.

Aunque el conjunto blanco estaba inmerso en la resaca de su décima Copa de Europa y pese a la euforia generada por las incorporaciones de James Rodríguez y Toni Kroos, estrellas del Mundial, la pérdida del centrocampista argentino supuso un jarro de agua fría.

El dinero no es uno de las principales preocupaciones en el club dirigido por Florentino Pérez, así que en lugar de celebrar un traspaso récord en el mundo del fútbol, los aficionados blancos colapsaron las redes sociales con una mezcla de preocupación y decepción.

En paralelo, los diablos rojos empezaron a vislumbar en el horizonte días de vino y rosas y nadie puede decir, tampoco ahora, que fue una actitud imprudente. El Fídeo firmó una tarjeta de 24 asistencias y once goles una temporada atrás, cifras todavía más impactantes teniendo en cuenta que jugó rodeado de Gareth Bale y Cristiano Ronaldo. Una pareja letal que no destaca precisamente por su generosidad cerca de la portería contraria.

El argentino fue uno de los jugadores más valiosos del fútbol mundial en 2014. Levantó el trofeo de la Champions League, alcanzó la final del Mundial y destacó cada fin de semana en ambos flancos o en el centro del campo. Sin embargo, seis meses después de su traspaso, los sentimientos de euforia y decepción han cambiado de bando. Todo ello a pesar de un inicio del argentino en Old Trafford que respondió a las expectativas creadas.

El otrora jugador de Rosario Central no ha sido capaz de mantener la forma de aquellos días del final del verano y, hasta la fecha, no ha cumplido con las peticiones de su entrenador, Louis Van Gaal. No parece que vaya a ser un matrimonio de larga duración incluso atendiendo a las últimas declaraciones del técnico holandés, apelando a la paciencia.

"Necesita un año para adaptarse a la vida en el Manchester United, puede que no alcance su mejor estado de forma hasta la próxima temporada", dijo el ex-seleccionador orange hace unos días. ¿Pero realmente esperaba Van Gaal un periodo de adaptación tan extenso tras pagar una cifra tan desorbitada?

Angel di Maria and Ronaldo
El Fideo también tuvo sus problemas en el Real Madrid. Getty

En el otro lado de la balanza, los aficionados del Real Madrid empiezan a alabar a su presidente Florentino Pérez por lo que consideran, literalmente, un "un robo, un chollo". Algunos incluso veneran al máximo mandatario de la entidad blanca por haber perpetrado un "robo de guante blanco" en Old Trafford.

"Di María es la mejor venta de la historia del club, sin dudarlo" twitteaba ayer Tomás Arroyo (@freestac), un aficionado blanco. Su opinión tiene mucha aceptación en el Santiago Bernabéu, incluso considerando que la aportación de James Rodríguez está alejada del espectacular nivel mostrado por el ala albiceleste un año atrás.

Seis meses después de la traumática marcha de El Fideo, la parroquia blanca compara a Florentino con Arsene Wenger por su pericia en el mercado futbolístico. El técnico francés del Arsenal es constantemente alabado entre los medios españoles por su capacidad de vender jugadores cuando alcanzan su valor más alto, justo al superar el zénit de su carrera. Petit, Overmars, Henry y Song (Barcelona), Van Persie (Manchester United) o Vieira (Juventus) son ejemplos que constantemente surgen en los medios.

El mayor despilfarro de la historia del fútbol británico

Siguiendo la misma línea de pensamiento, los aficionados españoles y sus periodistas han empezado a considerar que el Di María que rindió al máximo nivel pertenece al pasado. Los expertos opinan que un jugador tan físico no puede permanecer en la cresta de la ola más que unas pocas campañas, porque incluso un medio fondista es incapaz de mantener un ritmo extremo durante mucho tiempo.

Si las predicciones son correctas, si el argentino es incapaz de dar un giro a su estado de forma en el futuro, la directiva del Manchester United se tirará de los pelos, porque no estamos hablando de un simple error en el mercado. Se trataría del mayor desperdicio de dinero en la historia del fútbol británico, y eso que Fernando Torres y el Chelsea pusieron el listón muy elevado. Sin embargo, el jefe de operaciones del United, Ed Woodward, parece haberles superado.

La supuesta falta de astucia de Di María es un tema frecuente en las charlas entre madrltimamente. Durante sus cuatro años en el Bernabéu, tuvo altibajos con la afición, especialmente tras el cuestionado gesto que parece dedicó a la grada tras ser silbado durante su sustitución ante Osasuna en septiembre de 2013. Su indisimulada pasión por el dinero - la razón esgrimida en la prensa española para explicar su mala relación con Florentino Pérez, no le ha ayudado a mantener una buena reputación entre un sector de los aficionados.

Pero incluso sus críticos más feroces admiten que fue el jugador clave en la consecución de la Champions League la temporada pasada y algunos incluso piden que se le traiga de vuelta. Sin embargo, tal como ayer matizaban dos aficionados en twitter, "nunca pagando más de 30 millones de euros, su valor real. Antepuso el dinero a todo lo demás, como Mezut Özil, y así les va a los dos".

El nuevo contrato televisivo de la Premier League se considera una mala noticia para el fútbol español, porque las distancias presupuestarias debilitarán a los equipos de La Liga a priori. Sin embargo, tras la operación Di María, algunos clubes empiezan a ver una oportunidad encubierta tras este aparente problema. ¿Provocará el efecto dominó del contrato televisivo inglés el enriquecimiento de la maltrecha economía del fútbol español?

Oier Fano es un periodista deportivo de IBTimes UK, especializado en La Liga y La Champions. Contacta con él vía Twitter @oierfano.