David Moyes
David Moyes podría tener los días contados en la Real SociedadGetty

Al proyecto de David Moyes al frente de la Real Sociedad pueden quedarle días o semanas. El escocés se encuentra solo ante el peligro y la brecha abierta en las instalaciones de Zubieta es imposible de suturar. El ex del Manchester United está enfrentado a jugadores, técnicos, periodistas y, lo más alarmante, su equipo está inmerso en una profunda crisis deportiva.

La Real suma dos puntos de los primeros doce de liga, los mismos que el último clasificado. Las paupérrimas cifras son más graves si cabe al ver los rivales a los que se ha enfrentado el conjunto blanquiazul ( Los recién ascendidos Betis y Sporting y Deportivo y Espanyol, equipos condenados a sobrevivir en Primera).

El fiasco de David Moyes en Old Trafford -firmó por seis años y duró 10 meses en el cargo- se hizo patente cuando sus futbolistas perdieron la fe en él. La biografía de Rio Ferdinand es un constante anecdotario sobre la fría relación entre el ex del Everton y sus pupilos.

Y como suele ocurrir en el mundo del fútbol, la historia es cíclica y en Anoeta va camino de repetirse. Los rumores han dado pasado a ser realidades contrastables. El vestuario donostiarra ve a David Moyes como un divo que en 11 meses ha descartado todos los pisos que el club le ha ofrecido para hacer su vida en San Sebastián.

Ninguno ha colmado sus exigencias y por eso, once meses después, sigue viviendo en la suite del prestigioso Hotel María Cristina, en el que en estos momentos comparte pasillo con estrellas de cine ya que San Sebastián celebra su afamado festival.

El impacto económico para el club es prácticamente nulo, pero la imagen del escocés, en un lugar en el que la humildad y la discreción siempre son bienvenidas, se ha deteriorado. Pero esto es solo la punta del iceberg.

Su relación con los futbolistas más allá del terreno de juego es inexistente y el malestar por la forma que tiene de dirigirse a ellos ha distanciado todavía más la fría relación. A modo de anécdota, Moyes ha llegado a arengar a un futbolista canterano por despedirse de él de un entrenamiento por su nombre de pila en vez de por su apellido. Evidentemente, la gélida relación con su plantel va más allá y esta semana se ha evidenciado públicamente.

David Zurutuza afirmó hace días que el equipo no está cohesionado y que le faltan muchas cosas" El escocés había remarcado que a la Real "le faltaba el último pase" y Zurutuza añadió que "nos falta mucho más que eso, nos falta una idea, no vamos todos a una". El jugador nacido en Rochefort volvió a quedarse fuera de la convocatoria el sábado.

Por su parte, Carlos Vela, el mejor jugador del equipo reconoció en sala de prensa que trató de salir del club el pasado verano. La relación entre la estrella del club y David Moyes es distante. Hasta tal punto que podría abandonar el club en enero, de hecho, Jokin Aperribay e Iñaki Otegi han pasado toda la semana en Estados Unidos, y aunque esgrimen que el viaje tiene que ver con los derechos televisivos, se cree que es una tapadera para la inminente marcha del mexicano.

Pero el vaso se colmó el pasado sábado en la derrota ante el Espanyol. El delantero estrella de la Real Sociedad, Jonathas, celebró con un gesto despectivo hacia David Moyes su primer gol con la camiseta blanquiazul en la derrota vasca (2-3 ante los catalanes) Pero con todo, fueron las palabras del propio Moyes hacia el debutante Oier Olazabal las que pueden suponer un antes y un después en la relación del escocés con sus jugadores.

Carlos Vela
La estrella del equipo, Carlos Vela, ha dejado caer su descontento con Moyes.Reuters

El portero titular, Gerónimo Rulli, fue expulsado en la primera parte. Y a Oier Olazabal, cedido por el Granada, le tocó el difícil trago de debutar en un partido ya comenzado, con su equipo con uno menos y sin apenas calentar. Oier Olazabal no tuvo demasiada fortuna en los tres goles encajados -pudo hacer más sobre todo en el que supuso la derrota, en el minuto 90-.

Y el ex del Everton no tuvo piedad. "Oier tendría que haber parado el tercer gol. El balón pasa por detrás de la defensa y en ese momento esperas que el portero haga la parada". No hubo comprensión; ni el tono fue condescendiente ni se matizó la dificultad de la empresa para el nuevo debutante. Le señaló directamente.

La relación entre David Moyes y el director deportivo Lorenzo Juarros ha sido tirante desde la llegada del británico. Y quizás fue la manera de Moyes de cargar contra él. Pero hacerlo utilizando al eslabón más débil de la cadena a modo de daño colateral es algo que soliviantó a la afición donostiarra, que expresó su malestar en las redes sociales durante las horas posteriores al partido.

En este clima de guerrilla, David Moyes afronta su primer match ball al frente del club. Su equipo juega en Granada el miércoles y el domingo recibe al Athletic en el partido que más le apetece ganar a la afición donostiarra. Si la semana se salda sin el primer triunfo de la temporada, la afición pedirá en masa la marcha del británico.

El aeropuerto donostiarra, ya lo recordó David Moyes, es diminuto y tiene muy poco tráfico. Quizás eso le salve de ver de nuevo avionetas sobrevolando Anoeta con el famoso "Moyes go Home". Pero los días del técnico de Preston en España parecen estar contados. Y el desenlace y su casuistica, salvando las distancias evidentes entre Manchester United y Real Sociedad, parece que serán los mismos.