Sevilla Europa League
El Sevilla goza de una excelente salud deportiva y financiera.

Imaginen por un momento que los futbolistas europeos fuesen acciones del mercado de valores. Invertir en Di María, Diego Costa, James Rodríguez o David Luiz les llevaría a la quiebra, ya que su valor se estanca o baja en cuanto fichan por un gigante del fútbol. Sin embargo, si depositasen su dinero en los jugadores del Sevilla, disfrutarían hoy de una casa de verano, un Ferrari y puede que incluso un jet privado. Y es que en tiempos de fair play financiero, magnates y quiebras, el Sevilla destaca sobre el resto del fútbol europeo.

Encuentra gangas que combinan gran rendimiento económico y deportivo cada temporada. El vigente campeón de la Europa League, suma siete títulos - cuatro europeos - en la última década, uno más que el Real Madrid con apenas el 20% de su presupuesto. Hoy, es quinto en la liga y está a seis partidos de reeditar el cetro europeo. Lo que está consiguiendo el club dirigido por Unai Emery, el entrenador más talentoso e infravalorado de La Liga, tiene gran mérito.

Para entender los pormenores del milagro del Sevilla hay que remontarse a 2001. El club atravesaba una contundente crisis económica tras descender a Segunda División, así que tuvo que apostar por la cantera. Más por obligación que por convencimiento. No había dinero para un plan alternativo. En categorías inferiores destacaban Sergio Ramos o Antonio Reyes, las joyas de la corona. Basándose en la juventud, el Sevilla regresó a primera en 2001, temporadas más tarde traspasó a Ramos, Julio Baptista y Reyes por alrededor de 100 millones de euros y desde ese momento, su desarrollo en el fútbol europeo es un asombroso ejemplo de como la reinversión puede ser una forma de sobrevivir en la cresta de la ola.

El actor principal en esta milagrosa trayectoria se llama Ramón Rodríguez Verdejo pero le conocerán por su apodo. Me refiero a Monchi, director deportivo del club desde el 2000, que resumió para IBtimes UK su 'know how'.

"Asumimos que en el fútbol moderno, el Sevilla no puede competir en dinero contra los clubes más pudientes. Tampoco podemos pagar 30 millones por un futbolista. Así que no nos queda otra que aceptar nuestro papel de equipo vendedor". Partiendo de esa premisa se entiende el milagro del Sevilla, el milagro de un Monchi que actúa como si se tratase de la Bolsa, pero con matices.

"Nos sentimos fuertes en mercados desconocidos. Fichamos jugadores cuando están a mitad de su evolución. Después, los vendemos cuando llegan a su máximo nivel. Comprendo que, a aquellos que os gusten los análisis financieros, y desde un punto de vista económico, nos veáis como un ejemplo a seguir. Pero tened claro que nuestro discurso gusta porque ganamos con regularidad. Somos una Sociedad Anónima, sí, pero no te olvides de la "d", Deportiva".

Los cuatro pilares sobre los que se sustenta el milagro del Sevilla son: cantera, fichajes valiosos de perfil bajo, venta de jugadores sin temor al qué dirán y, claro, títulos. Clubes en España como la Real Sociedad, que han obtenido 72 millones por Illarramendi, Griezmann y Bravo, comenzaron a seguir los pases del Sevilla, pero les falta la parte más importante del plan. Una dirección deportiva que conozca las ligas más desconocidas como la palma de su mano.

La fórmula secreta

Monchi, como Coca-Cola, tiene su particular fórmula secreta. "Me considero una herramienta para mi entrenador. Unai Emery, con quien tengo un gran entendimiento, me habla del perfil de futbolista que busca. Sin nombres. A partir de ahí, mi grupo de scouting empieza a trabajar. La coordinación con el entrenador es clave. La coordinación en la dirección deportiva también lo es. Viví parte de 2014 en Londres para mejorar mi inglés y pude ver la actividad diaria de varios clubes londinenses in situ. De la misma forma que en organización, relación con el aficionado, reparto de derechos de televisión etc, nos machacan, tienen aspectos que mejorar en la coordinación de sus estructuras de scouting".

Alberto Moreno

El "Rey Midas" del Sevilla prosigue con su "secreto de la Coca-Cola". "No tenemos espías alrededor del mundo. Somos un equipo de 16 personas, 15 viven en Sevilla y el decimosexto en Alemania por motivos laborales. Trabajamos, trabajamos y trabajamos. Vemos, vemos y vemos fútbol. En Bélgica, en Francia, en Chile, en todas partes. Viajamos mucho, ¿o crees que hoy en día necesitas gente en Suramérica cuando puedes ver fútbol de cualquier parte del mundo por televisión?

"Llevamos 14 años haciéndolo y el bagaje es positivo, aunque no somos infalibles, pero los títulos y los aciertos en este tiempo nos dan margen de error". Bajo las órdenes de Monchi, han llegado jugadores como Ivan Rakitic, Dani Alves, Geoffrey Kondogbia, Baptista, Gary Medel, Federico Fazio o Seydou Keita. El club del sur de España gastó 16 millones de euros en estos jugadores, que acabaría traspasando por 203 millones. Si sumamos lo recaudado por los canteranos Sergio Ramos (30), Reyes (35) Jesús Navas (25) o Alberto Moreno (21), la cantidad recaudada asciende a 314 millones por 10 jugadores, 18 veces el precio que costaron. El milagro de los panes y los peces adaptado al fútbol.

El Sevilla huele las oportunidades. Stephane Mbia llegó gratis debido a los problemas financieros del QPR y en la actual plantilla destaca Carlos Bacca, máximo goleador de la Liga tras Cristiano Ronaldo, Messi y Neymar. El colombiano llegó de la modesta liga belga por una cantidad de 7 millones. Lejos de los números del portugués el argentino y el brasileño.

A sus 47 años, Monchi, un mago del fútbol moderno, no quiere perder el tiempo hablando de su futuro, a pesar de que su nombre se ha vinculado los últimos meses a clubes como Tottenham o Bayern Munich. "Nada es para siempre, lo que sea, será, pero yo no pierdo el tiempo con rumores. Tengo la cabeza puesta en el próximo partido, en la eliminatoria contra el Villarreal. Amo el Sevilla, es parte importante de mi vida, y el día que me vaya, espero dejar una estructura deportiva que siga brindando éxitos porque amo este club".

Si la Fifa otorgase balones de oro al buen hacer financiero, las vitrinas del Sevilla soportarían más peso que las de Messi o Cristiano Ronaldo. Clubes como PSG, Queen's Park Rangers o Manchester City han sido sancionados por su mala praxis. Otros, como el Chelsea o el Manchester United, consiguen mantener el equilibrio gracias a sus dueños. Todos ellos deberían analizar la estructura del Sevilla de Monchi, un espejo en el que mirarse para el fútbol europeo.

Oier Fano es un periodista deportivo de IBTimes UK, especializado en La Liga y La Champions. Contacta con él vía Twitter @oierfano.